He visto que la vida comienza de nuevo

jun 27th, 2012 | By | Category: Vaticano

«Se puede construir, se puede reconstruir». El Papa conjuga realismo y
esperanza en el corazón de la Emilia Romaña devastada por el sisma. «Somos
pequeños, frágiles —reconoce— pero seguros» en las manos de Dios, «confiados en
su Amor que es sólido como una roca». Por eso hace falta «paciencia y
determinación» para no perder la confianza y volver a encontrar la fuerza para
volver a levantarse. «He visto que la vida comienza de nuevo» dice mirando a su
alrededor.
Palabras
que suenan como una pequeña inyección de confianza para las numerosas personas
que el martes, 26 de junio, por la mañana se reunieron en Rovereto di Novi para
acoger a Benedicto XVI en visita a las zonas devastadas.
Llegado en helicóptero al campo deportivo de San Marino de Carpi, el
Pontífice se dirigió a bordo de una furgoneta al pueblo modenés, parándose
delante de la iglesia de Santa Catalina de Alejandría, en cuyo derrumbe el 29 de
mayo perdió la vida el párroco don Ivan Martini. Durante el acto de homenaje a
su memoria, el Papa dedicó palabras de agradecimiento a todos los sacerdotes
pero también a los representantes del voluntariado y de los diversos organismos
sociales y religiosos comprometidos en «dar un testimonio concreto de
solidaridad y unidad».
«Sentía de manera cada vez más fuerte la necesidad de venir en persona en
medio de vosotros» ha confesado a la gente que lo escuchaba en silencio.
«Querría —añadió— que todos, en cada pueblo, sintierais cómo el corazón del Papa
está cercano al vuestro para consolaros, pero sobre todo para animaros y
sosteneros». De hecho, también en el miedo y en la angustia es posible
experimentar «la certidumbre de que Dios está  con nosotros, como el niño que
sabe siempre que puede contar con su madre y con su padre, porque se siente
amado, querido, ocurra lo que ocurra».
Por eso no hay que ceder a la tentación del desaliento y de la desesperación.
«¡No estáis y no estaréis solos!», exclamó Benedicto XVI lanzando «un fuerte
llamamiento a las instituciones» y «a todos los ciudadanos» para que la
indiferencia deje lugar al amor y a la solidaridad con los necesitados.

Comparte este artículo:

Deja un comentario