El Papa: no hay justificación posible a la persecución en Oriente Medio

oct 3rd, 2014 | By | Category: Portada, Vaticano

El Santo Padre recibe a Mar Dinkha IV, patriarca de la Iglesia Asiria de Oriente. “Lo que nos une es ya mucho más de lo que nos separa”.

Mar Dinkha IV, patriarca de la Iglesia Asiria de Oriente.

Mar Dinkha IV, patriarca de la Iglesia Asiria de Oriente.

Zenit – 031014.- Rezar por los cristianos de Oriente Medio que están “sufriendo una persecución cotidiana”. Esta ha sido la exhortación del papa Francisco en el encuentro de esta mañana con Mar Dinkha IV, patriarca de la Iglesia Asiria de Oriente. Además, el Papa ha asegurado su compromiso para que se puedan profundizar las relaciones de amistad entre la Iglesia de Roma y la iglesia cristiana de Asiria.

“Un momento de gracia y de alegría, que simboliza la fraternidad de quien cree en Jesucristo”. Así define la nota de Radio Vaticano el espíritu con el que se ha desarrollado el encuentro entre el papa Francisco y el patriarca Mar Dinkha IV. Una ocasión –prosigue– sobre todo para compartir el sufrimiento que están viviendo los cristianos en distintas regiones de Oriente Medio, así como los que pertenecen a otras minorías religiosas, especialmente en Irak y Siria.

“¡Cuántos de nuestros hermanos y hermanas están sufriendo una persecución cotidiana! Cuando pensamos en su sufrimiento, nos viene espontáneo ir más allá de las distinciones de rito o de confesión: en ellos está el cuerpo de Cristo que, aún hoy, es herido, golpeado, humillado”, ha reconocido el Santo Padre. Y ha añadido que “no hay razones religiosas, políticas o económicas que puedan justificar lo que le está sucediendo a cientos de miles de hombres, mujeres y niños inocentes”. Por eso, el Pontífice ha asegurado que “nos sentimos profundamente unidos en la oración de intercesión y en la acción de caridad hacia estos miembros del cuerpo de Cristo que están sufriendo”.

Por otro lado, Francisco ha afirmado al patriarca que su visita “es un paso ulterior en el camino de una creciente cercanía y comunión espiritual entre nosotros, después de las amargas incomprensiones de los siglos pasados”. De este modo, el Papa ha asegurado su “compromiso personal para continuar caminando a lo largo de este sentimiento, profundizando ulteriormente las relaciones de amistad y de comunión que existen entre la Iglesia de Roma y la Iglesia Asiria de Oriente”.

Asimismo, el Santo Padre acompaña “con la oración el trabajo de la Comisión mixta para el diálogo teológico entre ambas Iglesias, para que gracias a ello se acerque el día bendecido en el que podamos celebrar en el mismo altar el sacrificio de alabanza, que nos hará una sola cosa en Cristo”.

Esperando ese día, ha asegurado el Papa, “sentimos que caminamos juntos a la presencia del Señor, así como hizo nuestro padre Abraham en su peregrinación de fe hacia la Tierra prometida, conscientes de que si bien la meta parece lejana, podemos disfrutarla solo en la esperanza, esta es el don prometido por el Señor y por tanto no dejará de manifestarse”.

Al concluir, el Santo Padre ha señalado que “lo que nos une es ya mucho más de lo que nos separa, por este motivo nos sentimos empujados por el Espíritu Santo a intercambiarnos desde ahora los tesoros espirituales de nuestras tradiciones eclesiales, para vivir, como verdaderos hermanos, compartiendo los dones que el Señor no cesa de hacer a nuestras Iglesias, como signo de su bondad y misericordia”.

 

Comparte este artículo:

Los comentarios están cerrados.