Ponferrada, una ciudad bendecida económicamente por el Temple por aprovechar su tradición templaria con orgullo.

ago 31st, 2016 | By | Category: Noticias Templarias, Portada

Sus vecinos han sabido hacer suya la Orden del Temple, sin renegar de su historia y tradiciones, y como no podía ser de otra forma, el Temple les ha devuelto agradecida esa defensa de su paso por esta tierra bendiciendo a Ponferrada con un crecimiento económico ligado a lo templario que otras muchas ciudades no han sabido aprovechar.

De una forma u otra todo gira en torno al Temple y los templarios en Ponferrada, donde sus vecinos han sabido hacer suya la Orden del Temple, sin renegar de su historia y tradiciones, y como no podía ser de otra forma, el Temple les ha devuelto agradecida esa defensa de paso por esta tierra bendiciendo a Ponferrada con un crecimiento económico ligado a lo templario que otras muchas ciudades no han sabido aprovechar.

De una forma u otra todo gira en torno al Temple y los templarios en Ponferrada, donde sus vecinos han sabido hacer suya la Orden del Temple, sin renegar de su historia y tradiciones, y como no podía ser de otra forma, el Temple les ha devuelto agradecida esa defensa de paso por esta tierra bendiciendo a Ponferrada con un crecimiento económico ligado a lo templario que otras muchas ciudades no han sabido aprovechar.

VoxTempli – 310816.- La historia del castillo de los Caballeros Templarios de Ponferrada, aunque breve, es particularmente intrincada y compleja.

En los dos siglos en los que los caballeros de la Orden del Temple levantaron y ocuparon esta fortificación (desde 1178, durante el reinado de Fernando II de León, hasta el reinado de Fernando IV, cuando se disuelve la Orden tras los juicios contra los Templarios en Francia), pasaron de ser los encomenderos del sitio a ser expulsados de Ponferrada por conflictos de intereses entre distintas coronas, para luego recibir esta fortificación de vuelta, a cambio de otros castillos que estaban bajo el cuidado de la Orden.

Tras la disolución de la Orden, el castillo no corrió con mejor suerte. Incluso, en el siglo XIX, el propio ayuntamiento de Ponferrada vendió los muros de la fortificación, utilizando las piedras para construir otras obras públicas (calzadas y mercados, principalmente), y el interior y la explanada del castillo para pastoreo e incluso un campo de fútbol.

No fue sino hasta 1924 cuando al castillo se le concedió el estatus de monumento nacional de España, frenando así el deterioro que había sufrido hasta entonces.

Hoy día el castillo es recurso esencial que vertebra el desarrollo de la actividad cultural, turística y social de la ciudad y la comarca, lo que hace de Ponferrada la ciudad de los templarios.

Una ciudad que ha sido bendecida por el Temple

Hay que recordar que Ponferrada es una localidad rica en patrimonio cultural e histórico y siempre estará vinculada a un hecho que le ha dado personalidad propia a lo largo de los siglos, la llegada a la ciudad de la Orden del Temple en 1178 para proteger a los caminantes que se dirigían a Santiago, lo que se evidencia por su imponente castillo, pero lo importante de Ponferrada es que ha sabido aprovechar su pasado templario para hacer de sus evidencias y recuerdos identidad de un pueblo y sobre todo, algo tan importante hoy en día, la base donde sustentar su desarrollo económico.

De una forma u otra todo gira en torno al Temple y los templarios en Ponferrada, donde sus vecinos han sabido hacer suya la Orden del Temple, sin renegar de su historia y tradiciones, y como no podía ser de otra forma, el Temple les ha devuelto agradecida esa defensa de paso por esta tierra bendiciendo a Ponferrada con un crecimiento económico ligado a lo templario que otras muchas ciudades no han sabido aprovechar.

El Castillo

Cuando en 1178 Ponferrada pasa a depender de la Orden del Temple por donación de los reyes leoneses, los templarios se encuentran una pequeña fortaleza que fue en su origen castro y posteriormente ciudadela romana.

Ellos la amplían y mejoran como defensa del Camino de Santiago, estando acabada en 1282.

El Castillo que hoy conocemos es el resultado de una larga serie de ampliaciones.
Las reformas y añadidos van desde la primera cerca de la planta cuadrada de principios del siglo XII, hasta las últimas zonas construidas a finales del siglo XV y principios del XVI.

Posteriores incorporaciones, como las caballerizas en 1848, y las numerosas reformas llevadas a cabo desde principios del siglo XX, han contribuido a la complejidad del conjunto, tal y como lo conocemos hoy en día.

Los escudos y blasones de quienes lo ocuparon y contribuyeron en su construcción son prueba de sus diferentes etapas.

El Castillo de los Templarios – Bien de Interés Cultural declarado Monumento Nacional en 1924 – es un extraordinario y complejo conjunto fortificado, de alto valor patrimonial y de ubicación privilegiada en el núcleo histórico de la ciudad. Erigido sobre primitivos asentamientos poblacionales, se alza sobre un espigón jalonado por el milenario Camino de Santiago y las orillas del dorado Sil. El Castillo, testimonio vivo del origen y devenir histórico de Ponferrada y de la comarca de El Bierzo, es símbolo de su identidad y paradigma de un proceso de rehabilitación que, promovido por el Ayuntamiento de Ponferrada, ha recuperado el esplendor de su imponente arquitectura, hasta hace bien poco arruinada por la incuria de los tiempos.

El Castillo, recurso esencial que vertebra el desarrollo de la actividad cultural, turística y social de la ciudad y la comarca y el aprecio al patrimonio cultural propio, abre sus puertas a ciudadanos y visitantes, permitiendo disfrutar de sensaciones, aventuras y saberes únicos e inimaginables.

Comparte este artículo:

Los comentarios están cerrados.