Las cruzadas, entre la realidad y la leyenda negra.

sep 20th, 2016 | By | Category: Noticias Templarias, Portada

Los siglos pasan pero el debate sobre las Cruzadas no sólo no desaparece sino que se incrementa con el incremento de las acciones, especialmente en suelo europeo, de los radicales islámicos contra Occidente. Si hay alguien que habla claro sobre este tema es Vitorio Messori que acusa a los “iluministas” de crear la leyenda negra de las Cruzadas para usarla como herramienta contra la Iglesia, herramienta que con los siglos se les ha ido de las manos y retroalimentada por la corriente nihilista imperante en Occidente ha conseguido impregnar de un sentimiento de culpa a la mayoría de los occidentales y está sirviendo como mensaje catalizador de la frustración de los países musulmanes que buscan deseo de revancha y alimenta ideológicamente el radicalismo.

En 1120 el rey Balduino II cede la mezquita de Al-Aqsa a la Orden del Temple, con la misión de proteger a los peregrinos occidentales que viajaban a Jerusalén y defender el estado latino de Siria, conquistas de la primera cruzada.

En 1120 el rey Balduino II cede la mezquita de Al-Aqsa a la Orden del Temple, con la misión de proteger a los peregrinos occidentales que viajaban a Jerusalén y defender el estado latino de Siria, conquistas de la primera cruzada.

VoxTempli – 200916.- Según el conocido escritor católico Vittorio Messori, sobre las Cruzadas ha sido construida por los iluministas una «leyenda negra» «como arma de la guerra psicológica contra la Iglesia romana». Messori ha escrito en el «Corriere della Sera», el principal diario italiano, que «es, en efecto, en el siglo XVIII europeo cuando, completando la obra de la Reforma, se establece el rosario de las “infamias romanas”, convertido en canónico».

«Por lo que se refiere a las Cruzadas, la propaganda anticatólica inventó incluso el nombre: igual que el término Edad Media, elegido por la historiografía “iluminada” para indicar el paréntesis de oscuridad y fanatismo entre los esplendores de la Antigüedad y los del Renacimiento. Por descontado que quienes, hace novecientos años, asaltaron Jerusalén, se habrían sorprendido bastante si alguno les hubiera dicho que estaban realizando lo que se llamaría “primera Cruzada”. Aquello para ellos era itinerario, “peregrinación”, recorrido, pasaje. Aquellos mismos «peregrinos armados» se habrían sorprendió aún más si hubieran previsto que les sería atribuida la intención de convertir a los “infieles” o de asegurar vías comerciales a Occidente o de crear “colonias” europeas en Medio Oriente…».

Que no es sólo Estados Unidos, sino la entera cristiandad; aquella, justo, de las “Cruzadas”: ¿No son quizá los occidentales mismos quienes insisten en decir que ha sido una terrible, imperdonable agresión contra los píos, devotos, mansos seguidores del Corán?».

«Y sin embargo –revela el conocido escritor– hay una pregunta que deberemos hacernos: en el marco más que milenario de las relaciones entre Cristiandad e Islam, ¿quién fue el agredido y quién el agresor? Cuando, en el 638, el califa Omar conquista Jerusalén, ésta era ya desde hacía más de tres siglos cristiana. Poco después, los seguidores del Profeta invaden y destruyen las gloriosas iglesias primero de Egipto y luego del norte de África, llevando a la extinción del cristianismo en los lugares que habían tenido obispos como San Agustín. Toca luego a España, a Sicilia, a Grecia, a la que luego se llamará Turquía y donde las comunidades fundadas por San Pablo mismo se convierten en cúmulos de ruinas. En 1453, tras siete siglos de asedio, capitula y es islamizada la misma Constantinopla, la segunda Roma. El rodillo islámico alcanza los Balcanes, y como por milagro es detenido y obligado a retroceder ante los muros de Viena. Si se execra justamente la masacre de Jerusalén en el 1099, no se debe olvidar a Mahoma II en 1480 en Otranto, simple ejemplo de un cortejo sangriento de sufrimientos».

Messori concluye su reflexión haciendo algunas preguntas: «Todavía hoy: ¿qué país musulmán reconoce a los otros que no sean los suyos, los derechos civiles o la libertad de culto? ¿Quién se indigna ante el genocidio de lo armenios ayer y de los sudaneses cristianos hoy? El mundo, según los devotos del Corán, ¿no está dividido en “territorio del Islam” y “territorio de la guerra”, esto es, todos los lugares todavía no musulmanes que deben serlo, por las buenas o por las malas?».

«Un simple repaso a la historia –escribe Messori– incluso en sus líneas generales, confirma una verdad evidente: una cristiandad en continua postura defensiva respecto a una agresión musulmana, desde los inicios hasta hoy (en África, por ejemplo, está en curso una ofensiva sangrienta para islamizar a las etnias que los sacrificios heroicos de generaciones de misioneros habían llevado al bautismo). Admitido –y probablemente no concedido– que alguno, en la historia, deba pedir excusas a otro ¿deberán ser quizá los católicos quienes se hagan perdonar por aquel acto de autodefensa, por aquel intento de tener al menos abierta la vía de la peregrinación a los lugares de Jesús que fue el ciclo de las Cruzadas?».

Comparte este artículo:

Los comentarios están cerrados.