Asalto a la Basílica de la Transfiguración en Tierra Santa.

oct 26th, 2016 | By | Category: Portada, Tierra Santa

Los delincuentes destrozaron la puerta de entrada en la noche del 23 al 24 de octubre y además de destrozar el Sagrario y robar el Cáliz, dañaron varias imágenes, entre ellas de la Virgen, y arrojaron al suelo las Sagradas Formas. Aunque en un primer momento podría tratarse de un asalto de extremistas judíos, otras evidencias apuntan al robo, aunque el destrozo a símbolos religiosos puede apuntar también a islamistas.

Destrozos en el Sagrario de la Basílica de la Transfiguración (Tierra Santa).

Destrozos en el Sagrario de la Basílica de la Transfiguración (Tierra Santa).

VoxTempli – 261016.- Acostumbrados ya a la avalancha de actos cristianofobos en templos y lugares de culto cristianos en España, desgraciadamente noticias de profanaciones de los lugares más sagrados para los cristianos parecen no producir reacción alguna, lo que sumado a la marginación de este tipo de noticias en los grandes medios de comunicación, hacen inexistentes para el gran público hechos muy graves que atentan contra uno de los derechos fundamentales de las personas en los países libres, la fe.

Así, en este clima de ataques a todo lo cristiano, tanto por islamistas como por radicales de izquierda, nos encontramos con la mala noticia de un asalto en la Basílica de la Transfiguración, en el norte de Israel, en Tierra Santa, basílica erigida donde se produjo la transfiguración de Jesús.

Pocas son las noticias que han trascendido sobre el particular. Por ahora sólo se sabe que fue asaltada en la noche del 23 al 24 de octubre por desconocidos, ya que los frailes del monasterio se percataron de la puerta violentada a las 7 de la mañana, y han dañado imágenes, una de la Virgen, han robado cálices, esparcido por el suelo las sagradas formas e incluso sustraído las cintas de las cámaras de seguridad.

Aunque en un primer momento el asalto podría haberse atribuido a una acción de judíos extremistas, esta hipótesis parece descartarse, ya que como ha ocurrido en otros casos similares el templo no ha sufrido ninguna pintada reivindicativa, como suelen hacer extremistas judíos, por lo que en un principio todo parece apuntar a un robo.

A pesar de ello todas las líneas de investigación siguen abiertas, sobre todo porque aunque fuera un acto vandálico sin más intención que el robo,  el hecho que imágenes de la basílica fueran dañadas por el sólo hecho de hacer daño, demuestra una intencionalidad y un odio hacia lo cristiano que trasciende a lo que sería un vulgar robo de objetos con valor económico, por lo que tampoco debería descartarse a priori un ataque de islamistas o incluso un asalto perpetrado por musulmanes que contemplase el robo y sustracción de objetos de valor y acciones de odio hacia los cristianos.

Las autoridades israelíes se han puesto rápidamente mano a la obra para esclarecer lo sucedido y poner a disposición de la justicia a los asaltantes. Hay que recordar que la Basílica de la Transfiguración, situada en el Monte Tabor, en Galilea, es muy visitada por los turistas y los peregrinos.

Sagradas formas arrojadas al suelo por los asaltantes de la Basílica de la Transfiguración (Tierra Santa).

Sagradas formas arrojadas al suelo por los asaltantes de la Basílica de la Transfiguración (Tierra Santa).

El Patriarcado Latino de Jerusalén, así como la Custodia de Tierra Santa, han condenado el asalto, confirmando que se han profanado las hostias, que son la presencia sustancial de Cristo, robo del cáliz, así como que varias imágenes han sufrido daños.

Sin suda se trata de un hecho muy grave, ya que son profanaciones de lugares santos en un lugar de frágil equilibrio entre las tres principales religiones y en unos momentos donde la persecución de los cristianos está llegando a hechos de máxima crueldad. Motivo por lo que las autoridades judías están mostrando su máximo interés en esclarecer los hechos y que asaltos como estos no empañen la convivencia religiosa en Israel.

Para Benedicto XVI, el sentido más profundo de la transfiguración “queda recogido en esta única palabra. Los discípulos tienen que volver a descender con Jesús y aprender siempre de nuevo: “Escuchadlo”” (Joseph Ratzinger/Benedicto XVI, Jesús de Nazaret. Desde el Bautismo a la Transfiguración, p. 368).

Comparte este artículo:

Los comentarios están cerrados.