El Temple y el Císter en la Pintura de Miguel Ángel Salgado, el Michelangelo del Siglo XXI.

dic 9th, 2016 | By | Category: Otras Noticias, Portada

 “Cuando pinto templarios intento plasmar una espiritualidad, un respeto, un combate interior contra los egoísmos, unos valores que no tienen fecha de caducidad”, afirma Miguel Ángel Salgado, al que algunos, por su perfeccionismo no dudan en llamarle, el Michelangelo del Siglo XXI. En su obra pictórica, como ya hiciera Bernardo de Claraval con el Temple en su Regla, consigue trasladar la trascendental misión civilizadora cisterciense, y como en el gótico, con la que tanta relación tuvo la Orden, la luz gana a la oscuridad, trayéndonos la luminosa de lo espiritual.

El joven pintor Miguel Ángel Salgado, trabajando en su estudio.

El joven pintor Miguel Ángel Salgado, trabajando en su estudio.

VoxTempli – 091216.- Entrevistamos a Miguel Ángel Salgado Fuentes, pintor y doctor en Bellas Artes, un apasionado de la Orden del Temple y como no, del Císter.

VOX TEMPLI.- ¿Cómo fue su acercamiento al mundo de la Pintura?

MIGUEL ÁNGEL SALGADO.- Principalmente me viene por vía paterna. Mi padre también es pintor y de pequeño despertó en mí el gusanillo de la imaginación, las aventuras, el color, las formas… Mis andanzas en la pintura se las debo a mi padre y mis comienzos en el mundo del arte a cómics y personajes de animación.

Si bien es cierto que más tarde fui explorando mundos y artistas que refuerzan sobremanera esta vocación tan antigua como vigente.

VT.- ¿Dónde se inspira Miguel Ángel Salgado para crear sus mundos pictóricos?

M.A.S.- Bien, esta es una pregunta un tanto compleja, pues considero que la verdadera inspiración se encuentra en “el interior”. No obstante, necesito del “exterior” para construir los cimientos de una idea, un sentimiento o un mensaje que pueda acercar su contenido al espectador. En mis etapas anteriores me he sentido inspirado por la Belleza femenina, por la Naturaleza, por los animales…

En los últimos tiempos he encontrado la inspiración en enclaves donde se deja ver el paso del tiempo pero uno puede sentir el “espíritu” que allí habitaba. Una especie de “semilla” que no ha silenciado la Historia, sino que sigue viva esperando a que alguien la retome y de continuidad en estos tiempos modernos. Lugares con un legado innato e imperecedero. Hay ciertos valores y sentimientos que no varían a pesar de los siglos. La humanidad ha evolucionado mucho a nivel tecnológico, pero… ¿el interior? No, por dentro no hemos cambiado nada. Sigue habiendo egoísmos, ambiciones, todo tipo de maldades pero también personas que actúan de buena fe, que sacan lo mejor de su luz interior.

Cualquier lugar puede ser motivo de inspiración, solo basta observar, pensar y trasladar tu opinión a través de la pintura. Mi pintura invita a “recuperar la humanidad” a través de un viaje introspectivo.

La espiritualidad, rigor y trabajo que inspiró el Císter  se refleja en la obra "El retorno de los monjes" de Miguel Ángel Salgado.

La espiritualidad, rigor y trabajo que inspiró el Císter se refleja en la obra “El retorno de los monjes” de Miguel Ángel Salgado.

V.T.- Usted tiene una trayectoria artística que gira en torno al Paisaje, pero en algunas de sus últimas obras aparecen templarios y monjes cistercienses, ¿qué cree usted que pueden aportar a los espectadores de nuestros tiempos modernos?

M.A.S.- Bueno, estas obras no son una representación de la realidad, sino que toman elementos de ésta para ir “más allá”. Cuando pinto templarios intento plasmar una espiritualidad, un respeto, un combate interior contra los egoísmos, unos valores que no tienen fecha de caducidad porque, como vengo comentando, no hemos cambiado tanto por dentro. Ello representa una lucha interior contra uno mismo, supone “no bajar la guardia”, mantenerse alerta ante los susurros del mal. Lo mismo ocurre con los monjes cistercienses, ellos aparecen en ruinas, en templos que fueron suyos y que, a pesar de las desamortizaciones y guerras, “vuelven” con alegría por compartir y luz para alumbrar. Todo ha sido perdonado, solo cabe construir el mañana habiendo aprendido del pasado.

Este tipo de obras son una invitación a la regeneración interior del ser humano, a la “transmutación” de su alma, comenzando por conocerse a sí mismo. Templarios y cistercienses son un ejemplo, pero podrían valernos más de cualquier otra creencia o religión. Toda persona que explore su mundo interior y desee ser mejor podría ser motivo de inspiración.

He elegido templarios y cistercienses por su lado “combativo” y “místico” cuya meta es la mejora del individuo y su crecimiento espiritual. Toda fortaleza interior es fortaleza exterior y una garantía de valentía ante la sociedad de cada tiempo. Los caballeros templarios son un ejemplo.

V.T.- ¿Qué pretende usted transmitir con sus obras?

M.A.S.- Más que transmitir, pretendo compartir unos sentimientos determinados que inviten al espectador a establecer un diálogo interior, una reflexión profunda con lo existencial, con el papel que jugamos en nuestro mundo y lo que podemos hacer por mejorarnos y mejorarlo.

Paisajes, ruinas, puestas de sol, caballeros, monjes, niebla, tormentas….todo ello pretende despertar la inquietud y rebajar los aires de superioridad que el ser humano a veces desarrolla. La “grandeza” debe manifestarse a través de la humildad, por eso, aunque todo pueda verse en ruinas, aunque los imperios caigan, es el “templo interior” el que debe prevalecer, bien construido sobre piedra, como decía Cristo aludiendo a la Fe.

Por todo esto, muchas de mis pinturas poseen una gran carga simbólica, heredera de los paisajistas románticos del siglo XIX.

Tampoco el sufrimiento de los crsitianos perseguidos ha pasado desapercibido por Miguel Ángel Salgado, a los que le rinde homenaje en su obra "los refugiados".

Tampoco el sufrimiento de los crsitianos perseguidos ha pasado desapercibido por Miguel Ángel Salgado, a los que le rinde homenaje en su obra “los refugiados”.

V.T.- ¿En qué proyectos se encuentra trabajando actualmente?

M.A.S.- Actualmente estoy cerrando la exposición colectiva “Rioseco Resurgere”, una muestra itinerante en Bilbao sobre el monasterio cisterciense de Santa María de Rioseco, en la que participo junto a otros compañeros. Además, a comienzos de 2017 prepararé otra muestra colectiva junto a un colectivo de artistas locales que tratará sobre el tema de los Refugiados y cuyo objetivo es concienciar sobre las penurias y necesidades que sufren mientras Europa mira para otro lado. En este sentido, mi obra hará mención específica a los cristianos perseguidos, una fe que es ninguneada y silenciada en aquellas tierras y que incluso los medios de comunicación occidentales dejan de lado como algo residual. Todas las personas que huyen de la guerra son refugiadas e igualmente dignas, por eso quiero dar “voz” a los cristianos, para equipararlos al resto de refugiados de otras confesiones.

M.A.S.- Querría agradecer al equipo editorial de Vox Templi la tarea de “dar voz” e informar sobre la realidad cristiana tanto en Oriente como Occidente, así como noticias específicas sobre el mundo de los templarios, algo que lleva desempeñando desde hace algunos años con la máxima seriedad y compromiso. También quiero agradecer a los lectores su tiempo y lectura regular en este medio.

Finalmente, agradecer el espacio que, una vez más, se ha dedicado al Arte, algo que como demuestra la Historia, continúa caminando de la mano de hombres y mujeres con objeto de “transmitir” y concienciar sobre problemáticas diversas. En tiempos de oscuridad las notas de Color pretenden ofrecer algo de alegría y oxígeno reflexivo. Muchas gracias.

Comparte este artículo:

Los comentarios están cerrados.