La huella templaria en Canarias.

jul 4th, 2017 | By | Category: Noticias Templarias, Portada

La presencia templaria en las islas podría tener su telón de fondo para dar apoyo a la flota que se dirigía al Pacífico a través del río San Juan, Nicaragua. El objetivo sería introducir en Europa metales preciosos para aumentar el efectivo circulante.

Para José Antonio Hurtado, ingeniero aeronáutico y experto en cartografía medieval, subraya que la presencia templaria en las islas Canarias tiene su "telón de fondo" en que "una parte de la flota que se dirigía a esa otra zona de Nicaragua a través del río San Juan rindiese viaje en ese paso al Pacífico".

Para José Antonio Hurtado, ingeniero aeronáutico y experto en cartografía medieval, subraya que la presencia templaria en las islas Canarias tiene su “telón de fondo” en que “una parte de la flota que se dirigía a esa otra zona de Nicaragua a través del río San Juan rindiese viaje en ese paso al Pacífico”.

Jaime Rubio – ABC 040717.- Los templarios están en Canarias desde un primer momento en los libros de historia. El primer conquistador que hubo en las islas fue el normando neotemplario Juan IV de Bethencourt, que para más señas salió del antiguo puerto templario de La Rochelle, en la fachada atlántica de Francia. Pero Canarias no podría ser el objetivo final. Sería sus viajes transoceánicos hacia América y, posiblemente, como refugio cuando la Orden fue perseguida.

El arquitecto del servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria, Alejandro García, ha explicado recientemente que el origen de esa singularidad podría estar en el culto a Santa Ana, derivado de los denominados Evangelios Apócrifos que no reconoció la fe de Roma, o incluso otro más ajeno a su doctrina, la adoración al sol, que se proyecta de manera única a través del monumento en un momento preciso del año.

Este brillante estudioso del patrimonio ha explicado a Efe que comenzó a desarrollar sus investigaciones sobre la Catedral de Santa Ana al comprobar que esa basílica religiosa se construyó orientada al nordeste y no al este, como era norma en los edificios de esa clase en su época, a partir de un hallazgo inicialmente casual.

Que la huella templaria está presente en la fundación de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria es algo que casi todo el mundo, medianamente informado, tiene claro. La ciudad se funda un día de San Juan de 1478 por tres juanes.

El profesor Antonio de la Nuez Caballero, señaló la huella templaria en las paredes de la catedral de Santa Ana, en su estudio ‘La huella templaria en los canteros de la catedral de Las Palmas’. Ahora, la investigación de un arquitecto de Patrimonio del Cabildo de Gran Canaria ha descubierto nuevas pistas que confirma lo apuntado por De la Nuez en su momento. De La Nuez, primera persona en pedir en 1945 la creación de la Universidad de Las Palmas (ULPGC), es autor de ‘Signos de los Templarios en torno al Planeta en relación con Canarias’.

La Patrona de la Catedral es a Santa Ana, un culto prohibido en la Iglesia durante siglos por derivar de los Evangelios Apócrifos, que Roma no admite como válidos. Santa Ana, junto a San Juan, era venerada secretamente por los templarios por estar relacionada con el culto al sol. Y es aquí donde el arquitecto García hace un descubrimiento espectacular que había permanecido ignorado hasta ahora.

Orientación

Es preciso recordar que la Catedral de Santa Ana empezó a construirse en 1497 y, en ese tiempo, todos los templos cristianos de cierta relevancia se construían orientada al Este. Pero la catedral de Las Palmas, no. Se orienta hacia el Nordeste.

Es decir, “se orienta hacia el solsticio de verano que ocurre el día de San Juan, y proyecta la luz del sol sobre la plaza de Santa Ana, impactando en el escudo del Ayuntamiento”, en palabras del arquitecto, el cual opina que “el edificio fue deliberadamente diseñado con la idea de que mirara hacia un lugar preciso propiciando que el sol “bailara a través de él en un instante concreto”

El caso es que el 24 de Junio, al amanecer, el sol baila entre las torres de la Catedral de Las Palmas para, finalmente, atravesar por una de ellas y dirigirse a la plaza de Santa Ana, impactando en un punto concreto, el escudo de la ciudad, fundada el día de San Juan. Y no olvidemos que San Juan es, también, el patrono de Arucas y Telde, que forman el conocido Triángulo Templario de Gran Canaria.

Colón

Para José Antonio Hurtado, ingeniero aeronáutico y experto en cartografía medieval, subraya que la presencia templaria en las islas Canarias tiene su “telón de fondo” en que “una parte de la flota que se dirigía a esa otra zona de Nicaragua a través del río San Juan rindiese viaje en ese paso al Pacífico”.

A su juicio, Fernando el Católico “estuvo buscando hasta 1506, después de fallecido el almirante, y bajase por la costa oeste del continente a los lugares donde negociaba la adquisición de plata y otros elementos de alta cotización en el mercado que le permitieron introducir en Europa los metales preciosos para aumentar el efectivo circulante, sin bajar la ley de las monedas, gracias al control directo que la Orden ejercía”.

Lanzarote

De acuerdo con estudios realizados y los documentos recopilados, el genovés Lanzarotto Malocello partió de la ciudad de Varazze llegando a la isla que después se llamó Lanzarote, donde se estableció cerca de dos décadas. No existen datos sobre si Mallocello tenía contactos con la orden religiosa.

El nombre de Lanzarote apareció por primera vez en el mapa de Angelino Dulcert, en 1339, donde se puede ver el archipiélago de Canarias y ‘Insula Lanzarotus Marucellus’, un nombre que se ha reproducido en todos los documentos cartográficos desde entonces en adelante.

Lancelotto Malocello fue un navegante genovés, nacido en la ciudad de Varazze, Liguria y, según los historiadores e investigadores “fue el primer europeo que se estableció en la isla de Lanzarote, que da su nombre a la isla, y que su llegada marcó el redescubrimiento de las islas Canarias a Europa en el siglo XIV “, afirma Alfonso Licata, en un libro editado por la Comisión italiana de Historia Militar del Ministerio de Defensa en 2012.

“El redescubrimiento de Lanzarote y las Islas Canarias por Lanzarotto Malocello es considerado por algunos historiadores como un acontecimiento excepcionalmente significativo en la historia de Europa”, sostiene Licata.

Comparte este artículo:

Los comentarios están cerrados.