Sudán: el otro gran punto rojo de la persecución de cristianos en el mundo.

ago 9th, 2017 | By | Category: Noticias Cristianas, Portada

La poca atención mediática que la persecución religiosa tiene, especialmente si es contra los cristianos, y que lo poco que llama la atención a los medios de comunicación lo centran en Irak o Siria, ha dejado de un lado otro de los puntos rojos –por la sangre- de la tierra donde se lleva a cabo una dura limpieza religiosa contra los cristianos, Sudán. En este país musulmán, ahora dividido en dos en cuya parte Sur se refugian los cristianos, se persigue a estos, se les mata, se les roba, se les secuestra, se destruyen sus iglesias y además se censura cualquier crítica contra esta política del gobierno sudanés en el mayor de los silencios.

A los cristianos sudaneses se les persigue, se les mata, se les roba, se les secuestra, se destruyen sus iglesias y además se censura cualquier crítica contra esta política del gobierno musulmán sudanés en el mayor de los silencios.

A los cristianos sudaneses se les persigue, se les mata, se les roba, se les secuestra, se destruyen sus iglesias y además se censura cualquier crítica contra esta política del gobierno musulmán sudanés en el mayor de los silencios.

VoxTempli – 090817.-El 11 de julio de 2011 Sudán del Sur se convirtió en el país más joven del mundo, después de la secesión con el norte. Tras una larga disputa acerca del lugar donde debía establecerse la frontera, se decidió que los estados predominantemente cristianos de Kordofán del Sur y el Nilo Azul de Sudán permaneciesen en el norte, de mayoría musulmana sunita. Un fatídico error, porque desde entonces el gobierno islámico de Sudán ha llevado a cabo una campaña de bombardeos contra esta conflictiva región, rica en recursos, y una persecución religiosa contra los cristianos que allí quedaron atrapados.

Así los cristianos de Sudán se encuentran entre los cientos de miles de personas que han sido desplazadas por la violencia y cuyas casas, cultivos, iglesias, escuelas y hospitales han sido destruidas.

Sudán era el país con la mayor extensión de terreno en el continente africano, con la independencia del sur, el norte se ha vuelto aún más musulmán, más radicalizado. En el norte, sunita en un noventa por ciento, apenas hay unos pocos cristianos, procedentes de los montes Nuba, al sur del Sudán del Norte actual, o del estado del Nilo Azul. El resto son descendientes de emigrantes egipcios u otros pueblos del mundo árabe que no conocían fronteras nacionales. En su mayoría, los cristianos del norte proceden del sur. Al perder su nacionalidad con la secesión del sur, su situación en el norte es extremadamente precaria.

Por si esto fuese poco, son muchas las denuncias que hablar de razias de hombres armados del norte en las poblaciones fronteriza cristianas del sur donde se mata, roba o secuestra a los sudaneses que profesan la religión católica en una clara acción de limpieza religiosa.

A pesar del crecimiento de las iglesias evangélicas en la región, la iglesia con el mayor número de fieles es la católica. Se estableció en el siglo XIX y se expandió por una tierra que muchos años atrás, antes de la invasión musulmana, formaba parte de distintos reinos cristianos.

Los británicos, en un intento para aliviar tensiones religiosas, dirigieron los esfuerzos misioneros hacia los cristianos al sur, lo que a lo largo de los siglos ha hecho un Sudán del Sur mayoritariamente cristiano y otro del norte musulmán.

Recientemente dos pastores detenidos por las autoridades sudanesas llegaron a confesar que Sudán ha declarado la guerra contra los cristianos, durante su estancia en este país los pastores comprobaron que el gobierno de Sudán no quiere cristianos en su tierra, especialmente los que puedan hablar con fluidez el árabe, por “temor a que se puede llegar fácilmente a los musulmanes y ganarlos para Cristo”.

Este es el motivo que explicaría la campaña que Sudán lleva tiempo realizando, demoliendo iglesias y deteniendo a todos los líderes cristianos por un simple motivo, el temor de que los musulmanes puedan apostatar.

La persecución contra los cristianos en Sudán llega a tal grado que, según el medio sudanés Radio Tamazui, el Servicio de Seguridad e Inteligencia Nacional sudanés conminó recientemente al Rev. Mubarak Hamad, portavoz del Consejo Sudanés de Iglesias, a omitir todo comentario sobre la persecución de cristianos en Sudán, justo después de que en una conferencia de prensa en Jartum éste requiriera al Gobierno para reconsiderar su decisión de derribar las iglesias del país. En la misma radio, el sacerdote informaba también de los dos miembros de la Iglesia sudanesa condenados a penas de doce años por supuesto delito de espionaje.

Comparte este artículo:

Los comentarios están cerrados.