El rey Juan Carlos reivindica sus orígenes romanos y las raíces cristianas de España.

ene 22nd, 2018 | By | Category: Órdenes, Portada

«Es imposible entender España sin sus raíces cristianas y católicas», dice el rey emérito en la basílica de Santa María la Mayor.

Cuadro de S.M. Juan Carlos I, como Gran Maestre de las Órdenes Militares de Caballería de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa.

Cuadro de S.M. Juan Carlos I, como Gran Maestre de las Órdenes Militares
de Caballería de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa.

Agencias/Alfa y Omega – 220118.- «Soy un verdadero romano de Roma». Así se presentó el rey Juan Carlos durante una visita este viernes a la basílica de Santa María la Mayor, una de las cuatro patriarcales de la ciudad, históricamente muy vinculada a la monarquía española.

El rey emérito, que acaba de cumplir los 80 años, es protocanónigo de este templo, al que acudió con la reina Sofía para inaugurar la nueva iluminación del templo.

Romano de nacimiento (su abuelo, Alfonso XIII, se había exiliado en la Ciudad Eterna en 1933), don Juan Carlos recordó que, poco después de nacer, el 26 de enero, fue bautizado por el cardenal Eugenio María Giuseppe Pacelli, secretario de Estado, quien un año después, al ser elegido Papa, tomaría el nombre de Pío XII. En aquella ceremonia, Alfonso XIII, rey en el exilio, impuso a su nieto las insignias del Toisón de Oro, tal como se dispone a hacer el rey Felipe este sábado, al condecorar a la infanta Leonor en su décimo cumpleaños.

La presencia del rey Juan Carlos en Santa María la Mayor –destacó– «da continuidad a la larga tradición de patrocinio español» a la basílica, entre cuyos benefactores se cuentan, de manera especial, monarcas como Carlos V, Felipe III o Felipe IV.

En el siglo XVII, el Papa Inocencio X oficializó esa vinculación y nombró con una bula a los reyes españoles protocanónigos de la basílica. El título fue revalidado en 1953 con el Concordato entre la Santa Sede y España y aceptado por Juan Carlos I en 1977, dos años después de su coronación.

En un breve discurso, don Juan Carlos resaltó que «es imposible entender» España «sin tener en cuenta sus raíces cristianas y católicas».

Durante el acto, interpretó varias piezas musicales la soprano Ainhoa Arteta. Asistieron el arcipreste del templo, el cardenal Stanislaw Rylko, y su antecesor, el cardenal español Santos Abril.

La nueva iluminación de la basílica es fruto de un acuerdo entre el Vaticano y la Fundación Endesa, un acuerdo surgido a gracias al entendimiento entre Abril y el expresidente de Endesa Manuel Pizarro.

Comparte este artículo:

Los comentarios están cerrados.