Lamentablemente la falta de respeto a los sentimientos religiosos nuevamente protagonista de la Gala Drag Queen de Las Palmas.

feb 13th, 2018 | By | Category: Otras Noticias, Portada

Borja Casillas (Drag Sethlas) ha finalizado su reinado drag tal y como lo empezó en 2017, con un espectáculo provocador a la fe de más de mil millones de cristianos repartidos por todo el mundo, con la excusa de defender la libertad de expresión ante quienes le denunciaron por su pasada actuación; curiosamente la misma “libertad de expresión” que no se esgrimió en 2015 cuando se impidió actuar en el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife a la murga “Ni fu ni fa” para evitar una burla hacia el colectivo LGTBI que fue calificada de “homófoba”. Lamentablemente toda la polémica suscitada con las actuaciones de Casillas no ha servido para que el respeto a los sentimientos más profundos de millones de personas y la sana diversión del Carnaval puedan convivir, triunfando la confrontación como forma de proyección publicitaria.

Borja Casillas (Drag Sethlas) sigue sin entender que no se trata de una guerra de católicos contra los drag, ni de creencias religiosas contra libertad de expresión, sino de saber divertirse, de celebrar cada uno lo que le guste en un país libre, respetando a los demás, especialmente cuando hablamos de sentimientos muy profundos de más de mil millones de personas, simplemente eso, diversión inteligente.

Borja Casillas (Drag Sethlas) sigue sin entender que no se trata de una guerra de católicos contra los drag, ni de creencias religiosas contra libertad de expresión, sino de saber divertirse, de celebrar cada uno lo que le guste en un país libre, respetando a los demás, especialmente cuando hablamos de sentimientos muy profundos de más de mil millones de personas, simplemente eso, diversión inteligente.

VoxTempli – 130218.- Nuevamente el Parque de Santa Catalina ha servido como escenario para ofender las creencias de los cristianos, simplemente por notoriedad pública y protagonismo. De nada sirve que por esos mismos sentimientos han sido asesinados, sólo en 2017, más de 3.000 cristianos y cientos de miles han debido abandonar sus hogares para evitar ser vendidos como esclavos, ser torturados o lo que es peor, ser asesinados.

Como ocurrió el año pasado, uno de los actuantes de la Gala Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, Borja Casillas (Drag Sethlas), ha vuelto al fácil recurso de provocar la polémica ofendiendo los sentimientos de millones de cristianos para adquirir notoriedad, todo lo contrario que la inmensa mayoría de sus compañeros drags que han pasado por esta Gala a lo largo de 21 años, que siguen optando por divertir a los amantes del carnaval, y en especial de las gala drag, sin recurrir a la ofensa.

Y es que a pesar de que este año Borja Casillas ha tenido que hacer frente a varios juicios por su actuación de 2017, “Mi cielo yo no hago milagros. Que sea lo que Dios quiera”, que comenzaba con una virgen que se desnudaba y segundos más tarde, bajaba de la cruz alguien haciendo el papel de Cristo entonando unas estrofas provocadoras, no ha querido dejar pasar su despedida del reinado drag con otra puesta en escena que sabe producirá el mismo efecto.

Aunque tras la polémica suscitada el año pasado Borja Casillas, que declaraba haber estudiado para dar clases de religión católica a los jóvenes mientras en una entrevista en El Mundo afirmaba ser agnóstico, decía no faltar el respeto a ninguna creencia, Casillas parece no haber entendido que no se trata de una guerra de católicos contra los drag, ni de creencias religiosas contra libertad de expresión, sino de saber divertirse, de celebrar cada uno lo que le guste en un país libre, respetando a los demás, especialmente cuando hablamos de sentimientos muy profundos de más de mil millones de personas, simplemente eso, diversión inteligente.

El ganador de la gala Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria de 2017, Borja Casillas, “Drag Sethlas”, ya confesaba el año pasado que “buscaba polémica y lo he conseguido”, mediante un espectáculo con referencias a la Virgen y a Cristo crucificado. “No pretendía herir ni ofender a nadie, la religión es historia y el público quería que se llevase a escena, la libertad de expresión es fundamental y hay que abrir un poco la mente”, decía en ese momento Casillas, quien según muchos medios de comunicación cursaba una adaptación denominada Declaración Eclesiástica de Competencia Académica (DECA) para poder dar clases de religión en colegios concertados y privados, lo que dejaba perplejos a los católicos por su falta de conocimiento sobre el tema.

Puesta en escena de Borja Casillas (Drag Sethlas en la Gala Drag Queen 2018 del Carnaval de Las Palmas.

Puesta en escena de Borja Casillas (Drag Sethlas en la Gala Drag Queen 2018 del Carnaval de Las Palmas.

De nada ha servido la polémica generada durante estos meses por aquella actuación, una puesta en escena que, para no ofender a ninguna creencia, consiguió la queja de la Conferencia Episcopal, pero también de la Federación Islámica de Canarias, que llegó a expresar su solidaridad con los católicos y el Obispado de Canarias, llegando a afirmar Tijani El Bouji, su líder religioso, que “la comunidad musulmana no aguantaría una falta de respeto de este tipo”. Así Borja Casillas se ha despedido de su reinado con un nuevo número de temática religiosa, bajo el escudo de la libertad de expresión, vestida de nuevo de Virgen María y de Jesucristo, poniendo en escena La Última Cena, a escasos días del inicio de una conmemoración tan profunda para la fe de los cristianos como la Cuaresma.

Anuncian nueva querella

La Asociación Española de Abogados Cristianos, que recurrirá la decisión de la juez de archivar la querella contra la actuación de Drag Sethlas de 2017 convencida que la actuación de Drag Sethlas supuso un ataque a los derechos fundamentales de los cristianos, ya anunció que en caso de volver a la misma línea que el año anterior llevaría nuevamente a Borja Casillas ante la justicia.

 

Comparte este artículo:

Los comentarios están cerrados.