Ni organismos internacionales, ni mucho menos potentados árabes, sólo donaciones judías salvan a cristianos perseguidos en Oriente Medio, además de las ong’s de la Iglesia.

ago 23rd, 2018 | By | Category: Otras Noticias, Portada

12,000 cristianos que huyeron de Iraq a Jordania debido a ISIS fueron salvados de la muerte, pero fueron dejados en la indigencia. La ayuda vino de Israel, a través de The Fellowship. Al rabino Eckstein, presidente de The Fellowship, se le pidió que ocultara su kipá y quitara la palabra ‘judíos’ del letrero en la clínica médica, pero está seguro de que este es el puente hacia la paz: “Al final, todos sabrán que el la ayuda proviene de Israel”.

Eckstein cree que el Estado de Israel debe asumir la causa de los refugiados cristianos de Iraq, “al igual que (Menachem) Begin había ordenado la absorción de cientos de refugiados que huyeron de la guerra de Vietnam. En mi opinión, Israel debería considerar la absorción de los refugiados cristianos que huyeron de ISIS”,.

Eckstein cree que el Estado de Israel debe asumir la causa de los refugiados cristianos de Iraq, “al igual que (Menachem) Begin había ordenado la absorción de cientos de refugiados que huyeron de la guerra de Vietnam. En mi opinión, Israel debería considerar la absorción de los refugiados cristianos que huyeron de ISIS”,.

VoxTempli – 230818.- Carlos Barbar nunca olvidará el momento en que fue salvado de la ejecución en el “Valle de la Muerte” cerca de Mosul, Iraq. El 6 de agosto de 2014, ISIS tomó el control de su pueblo Batnaya. Los vecinos lograron huir, pero el padre de Carlos no pudo caminar y la familia no tenía automóvil. Los terroristas de ISIS exigieron que decidan si se convierten al Islam, pagan grandes multas o se van. Carlos le pidió a su hermano que se fuera, mientras él se quedaba para proteger a sus padres.

Uno de los terroristas de ISIS le arrancó la cruz del cuello, la arrojó al suelo y le exigió que la pisara. “Le dije, ‘Pondrás mi pie en tu cuello, pero nunca en la cruz. Tengo a mi Dios y él también es tu Dios’”, recuerda Carlos.

El cañón de un rifle se estrelló en su cabeza y se desplomó. Cuando se despertó, descubrió que estaba colgando del techo por una pierna. “Me sumergieron la cabeza en agua sucia, me golpearon con un palo lleno de púas, me ataron con alambre y me pusieron sal en las heridas”, recuerda y se estremece. “Grité de dolor, exigieron que prometa convertirme al Islam, pero dije que sería feliz morir como un cristiano orgulloso”.

Fue llevado a juicio ante un líder de ISIS en la región que lo sentenció a la ejecución por un pelotón de fusilamiento. Seis hombres de ISIS lo llevaron al “Valle de la Muerte”, el punto de ejecución. Le vendaron los ojos y amartillaron sus rifles Kalashnikov.

Pero entonces, de repente, sonó el teléfono celular del comandante del grupo. Del otro lado de la línea estaba el hombre que lo había condenado a muerte. “Déjalo y regresa inmediatamente”, instruyó. Lo dejaron caer al suelo, abandonaron el sitio y perdió el conocimiento. Cuando se despertó, todo a su alrededor era blanco: “Pensé que estaba en el cielo. Pero luego vi a una enfermera y ella me dijo: ‘Estás en una clínica médica en una iglesia en Bagdad’”.

Carlos huyó de Iraq y no regresó. Hoy, en un apartamento alquilado en Amman, está esperando una respuesta a sus solicitudes de asilo, que presentó ante Canadá, Australia y los EE. UU. Su madre se unió a él, y están pagando el alquiler y la comida con el dinero que recibieron por sus joyas. El dinero se está acabando.

Al igual que Carlos, hay 12,000 refugiados cristianos viviendo en Amman, la capital de Jordania, que huyeron de Iraq. Jordania es de hecho uno de los pocos países que ha aceptado recibirlos, pero no pueden trabajar y viven en la pobreza extrema. Muchos de ellos sufrieron torturas, perdieron parientes y vieron la muerte mirarlos a la cara.

Este es también el caso de Yitzhak Bahanam, un residente de la aldea cristiana Bartella. En 2010, miembros de Al Qaeda lo secuestraron porque su hermano era un soldado del ejército iraquí. Fue golpeado y arrojado a un hoyo pequeño, oscuro y sucio. “Nunca saldrás de aquí con vida”, le dijeron antes de que cerraran la jaula con una puerta de hierro. No le dejaron comida ni agua.

Milagrosamente, tres días después, un grupo de soldados estadounidenses y kurdos peshmerga recibió un informe sobre él, vinieron al sitio y lo rescataron.

El rescate fue grabado en video e Isaac lo muestra a todos como prueba del infierno que experimentó. En el video, puedes verlo siendo sacado del piso, esposado y temblando. Él pide un cigarrillo, lo enciende y llora.

Conocí a Carlos e Isaac en Ammán. La iglesia, rodeada por un muro, es el único lugar de refugio para los refugiados cristianos en Amman. La iglesia se ocupa de ellos e intenta ayudarlos a encontrar asilo en Occidente.

Halil Jahar, un palestino de Belén que una vez sirvió como sacerdote en la iglesia de Eilat, encabeza la “Iglesia de la Madre María”.

“Ustedes, los judíos, han sufrido, saben lo que es la persecución”, dice.

Antes de que los cristianos llegaran de Iraq, su iglesia estaba vacía. “Los domingos, de 20 a 25 personas venían a Misa, pero hoy, gracias a los refugiados, llegan cientos de familias cristianas. La iglesia nunca ha prosperado así”, dice.

Los domingos, la iglesia distribuye comida. Los refugiados comen en el patio de la iglesia y llevan comida a casa. Todos son pobres, pero en Iraq, en otro momento de sus vidas, irían a la iglesia en su Sunday Best. Se arrodillan en los bancos de madera y rezan a Dios que los liberó de su tierra natal.

Sobres con dinero en una iglesia

Hace unas semanas, dos invitados importantes vinieron a la iglesia: el rabino Yechiel Eckstein, presidente de The Fellowship de Israel, y el pastor británico Andrew White, presidente de una asociación caritativa que brinda ayuda a los cristianos perseguidos en Medio Oriente.

En los últimos meses, The Fellowship comenzó a ayudar a 12,000 refugiados cristianos de Iraq que viven en Jordania. A través de la asociación de White, The Fellowship donó $ 125,000 en cupones de alimentos, dinero en alquiler y fondos para la operación de una clínica médica y medicina.

Eckstein vino a Jordania para filmar videos que ayudarán a recaudar más donaciones para ellos. En la iglesia, el sacerdote llamó los nombres de todos los presentes, aproximadamente 100 personas, y se acercaron al rabino, quien le dio a cada uno un sobre con $ 150.

Al mismo tiempo, el rabino Eckstein inició una petición que pedirá al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que reconozca a los 12,000 perseguidos como refugiados y les conceda asilo en Occidente.

“Este problema es importante para nuestros donantes, para el vicepresidente estadounidense Mike Pence y para los cristianos evangélicos en los Estados Unidos”, dice el rabino Eckstein. “Esta es mi visión y la visión de The Fellowship: construir puentes de paz entre judíos, cristianos y musulmanes. Creo que la paz vendrá de las pequeñas obras”.

The Fellowship es una de las organizaciones filantrópicas más grandes de Israel. Está financiado por las donaciones de partidarios cristianos de Israel, muchos de ellos evangélicos, y recauda aproximadamente $ 140 millones anuales de donaciones. Hace dos años, comenzó a ayudar a las minorías perseguidas en todo el Medio Oriente.

En Jordania, hay cerca de 1,8 millones de refugiados sirios y otros 300,000 de Iraq. ¿Por qué te estás enfocando específicamente en 12,000 Cristianos?

“En Israel, ayudamos a todos los israelíes, independientemente de su religión o afiliación étnica o política. Empezamos a ayudar a los drusos en Siria a petición de los líderes de la comunidad drusa en Israel. Los cristianos son una audiencia importante para nosotros, porque nuestros donantes son principalmente cristianos que quieren apoyar al pueblo judío, y creemos que debemos ayudar a los cristianos cuando son los perseguidos por su religión”.

El rabino Eckstein se dirige a la audiencia en la iglesia y pregunta: “¿Cuántas personas sentadas aquí huyeron de ISIS?” Todos levantan la mano.

“¿Quién quiere regresar a Iraq?” Ninguna mano se levanta.

Eckstein pregunta: “¿Alguien en la audiencia conoce judíos en Iraq?” Diez manos se levantan. Los mayores recuerdan bien a los judíos. “Nos llevamos muy bien con ellos”, le dicen al rabino.

El cristiano Likudnik de Bagdad

No hay nadie en Iraq que conozca mejor a los judíos que el Reverendo Canon Andrew White. Durante 17 años, desde 1997, fue el Vicario Anglicano de Bagdad. Él conocía personalmente a Saddam Hussein y Tariq Aziz, el ministro de Asuntos Exteriores de Saddam, que era cristiano católico. Después de la caída de Saddam, llegaron los chiíes, después de ellos, Al Qaeda y, finalmente, ISIS. El resultado fue un vuelo masivo. Hoy quedan entre 180,000 y 200,000 cristianos en Iraq.

El Reverendo White viaja por Iraq rodeado de 35 guardaespaldas. Fue buscado por ISIS, que fijó un precio de $ 57,000 a su cabeza. En 2007, fue secuestrado y pagó $ 50,000 para ser liberado. En 2014, fue suspendido de la iglesia después de que se revelara que estaba involucrado en la liberación de los esclavos sexuales de ISIS con dinero donado por un judío canadiense llamado Yossi Maman.

White ama a Israel. Hizo uno de sus tres doctorados en la Universidad Hebrea de Jerusalem, mientras vivió durante un año entero en una yeshiva ultraortodoxa en Mea Shearim. Él dice que todos los viernes fue invitado a un Tish (comida festiva) con el Admor (líder jasídico). Su conocimiento de Israel, el judaísmo y el hebreo atrajo a los pocos judíos de Iraq.

“Todos los viernes les enseñaba la porción de la Torá de la semana, hebreo básico y judaísmo. Hice un Seder de Pesaj para ellos y celebré las fiestas judías con ellos”, recuerda.

White fue testigo de los brutales actos de crueldad contra los cristianos. “Si les digo lo que hicieron, comenzaré a llorar”, dice. “Nada es como el Holocausto del pueblo judío, pero la similitud es que fueron perseguidos sin ninguna razón, y que el mundo se sentó y no hizo nada. Creo que Israel es una lección increíble para el mundo; los amo. Soy uno de los locos cristianos sionistas. No digo lo que digo por razones mesiánicas. Sé que Israel no es perfecto”.

En su opinión, ¿qué debe remediarse?

“No te diré lo que necesitas cambiar, tal vez soy un Likudnik (partidario del Likud, partido político israelí al que pertenece Netanyahu)”.

White, que dirige una clínica para refugiados cristianos en Jordania, dice que sin la ayuda de Rabbi Eckstein y The Fellowship, no tendría fondos para operarla. “Le pedí a Dios que me enviara ayuda, y él me envió al rabino Eckstein”, dice.

Pero no todos los cristianos saben que la asistencia proviene de una organización israelí-judía. Debido a las instrucciones de las autoridades jordanas, The Fellowship se vio obligado a eliminar la palabra “JUDÍOS” del letrero en la clínica médica. Al rabino Eckstein también se le pidió que no caminara por Ammán con una kipá, solo con un sombrero.

“Estoy dispuesto a prescindir del honor para ayudar a estas personas”, dice, “porque sé que nuestros donantes quieren que hagamos esto y esto es lo más moral que estamos haciendo en The Fellowship. Hemos estado ayudando un centenar de familias drusas en Jordania durante los últimos dos años y medio. Allí también me dijeron que no use kipá, pero saben que la donación proviene de un rabino en Israel”.

Eckstein cree que el Estado de Israel debe asumir la causa de los refugiados cristianos de Iraq, “al igual que (Menachem) Begin había ordenado la absorción de cientos de refugiados que huyeron de la guerra de Vietnam. En mi opinión, Israel debería considerar la absorción de los refugiados cristianos que huyeron de ISIS”, dice.

Un profesor que vive en la pobreza

Los refugiados iraquíes saben que no irán a casa. Más que nada, quieren ser absorbidos en un país occidental y comenzar a recuperarse.

Fatan Eltaun estalla en lágrimas cuando cuenta cómo los miembros del ISIS asesinaron a su hijo mayor, Sinan, porque trabajaba en un bar. “Los pistoleros se acercaron a él en el pub y abrieron fuego”, dice con lágrimas.

Ella, su esposo Samir y sus dos hijos restantes, Asil y Suni, corrieron por sus vidas. “Si regreso”, dice, “matarán a mi esposo y mis hijos. Extraño a Iraq, es mi país, tiene buena gente y buena comida, pero hay muchos asesinos y criminales”.

Eckstein deja la iglesia y visita las casas. Yosef Sapa-Isa tiene solo 17 años, pero no puede abandonar su hogar por lo que le hicieron los miembros del ISIS. Después de que amenazaron a su familia, le prendieron fuego.

“Escuché un terrible grito que no puedo sacar de mi cabeza; ese fue Yosef”, recuerda su madre con dolor. “Llamé a los vecinos, pero nadie salió. Me arranqué la ropa y apagué el fuego”.

A Yosef lo llevaron al hospital con quemaduras graves y, después de tres días, su familia huyó a Jordania. El rabino Eckstein visitó el exiguo departamento y les trajo un paquete de comida. En la pared cuelga una imagen de Yosef cuando era niño en Bagdad, disfrazado de Santa Claus.

Debe someterse a una serie de operaciones después de las quemaduras, pero la familia no tiene dinero. “Mi sueño es simplemente ser como todos los demás”, dice Yosef, su rostro joven está lleno de tristeza.

A partir de ahí, el rabino continúa a la casa de Najat Yaakub. En Iraq, ella era una conocida profesora de filosofía en la Universidad de Bagdad. Aquí ella vive en un apartamento pequeño, mohoso y húmedo en el sótano.

Najat tiene 80 años, pero a su avanzada edad, se desempeña como madre adoptiva de los tres hijos de su sobrino, todos ellos con discapacidades mentales. Sus padres fueron asesinados una noche de 2016, cuando dos terroristas de ISIS irrumpieron en su casa.

“Querían llevar a mi sobrino, ponerle un chaleco explosivo y enviarlo como un terrorista suicida”, dice Najat entre lágrimas. “Les supliqué que se fueran de la casa. Se fueron, pero yo sabía que regresarían, así que decidí tomar a todos y huir con ellos a Jordania. “No creo que así sea como debo vivir hasta el día de mi muerte”.

Eckstein escucha con gran agitación. “Al igual que muchos de los refugiados cristianos, viven en el limbo”, dice. “El mundo debe despertar y ayudarlos”.

 

Artículo original de © israelnoticias.com | https://israelnoticias.com/ayuda-humanitaria/donaciones-judias-salvan-cristianos/ 
Comparte este artículo:

Los comentarios están cerrados.