Sobre el movimiento de apostasía masiva en Argentina

sep 14th, 2018 | By | Category: Opinión, Portada

La saña contra la Iglesia en la que coinciden los grupos más contradictorios entre si responde en parte a una creciente cristianofóbia en el mundo : Lo distinto molesta, y el cristiano es y siempre será distinto, si es consecuente, buscara mejorar en la virtud y aspirar a la santidad, búsqueda que conllevara burlas y desprecio, será incomprendido por despreciar la fugaz vida terrena y esperar la otra, será tildado de tonto por entregarse a los otros y de masoquista por abrazar su cruz, en suma, la verdadera minoría despreciada a través de los siglos es la cristiana, y la verdadera rebeldía es la de ir contracorriente en este mundo ilusorio. Esa es la revolución, la que vivió en carne propia el pobrecillo San Francisco de Asís. 

En Argentina presentan la apostasía desde un lugar más ideológico vendiéndola como un acto de debilitamiento al ‘’poder de la Iglesia’’.

En Argentina presentan la apostasía desde un lugar más ideológico vendiéndola como un acto de debilitamiento al ‘’poder de la Iglesia’’.

Por Ezequiel Toti. – 140918.- Mucho se ha hablado de la convocatoria a una apostasía colectiva organizada por la Coalición Argentina por un Estado Laico (CAEL) casi podría decirse una iniciativa paralela o articulada con aquella del aborto legal.

Siendo que la Iglesia ya ha comenzado tratativas para renunciar al aporte del Estado prefiriendo conservar almas antes que billetes, valga este espacio de opinión para resaltar algunas cuestiones que seguirán prestándose a malos entendidos.

No es mi intención convencer a nadie de permanecer en las filas de la Iglesia Católica, pero en rigor de verdad (esa verdad que ya no buscan los filósofos, historiadores y periodistas devenidos muchos en ideólogos o comerciantes) es necesario poner en relieve hechos que vienen siendo ocultados y manipulados a estos ciudadanos demasiado fervorosos e idealistas quizás como para ahondar en algo más que el folleto que les llega.

Esta apostasía que consiste en un acto formal de abandono de la Iglesia Católica tiene su fundamento, según expresan varios de sus adherentes, en un repudio al aporte que recibe Esta de parte del Estado.

Lo que se omite en estos panfletos es que este aporte no es un mero subsidio mas basado en que la población mayoritaria sea católica o siquiera en las raíces culturales cristianas que nos legaron nuestros padres fundadores, sino que tiene su basamento en la expropiación que sufrió la Iglesia bajo el gobierno de Rivadavia.

Al respecto nos cuenta Héctor Ruiz Núñez en su libro “La Cara Oculta de la Iglesia”:

“La mayor parte de los bienes de la Iglesia argentina tienen su génesis en la época colonial. En los siglos XVI y XVII la corona española cedió cientos de miles de hectáreas a los obispados y a los conventos que se establecieron en el nuevo mundo. En el siglo XVIII, en cambio, el crecimiento de las propiedades eclesiásticas derivó de donaciones y herencias”.

En la actual Argentina, la Iglesia tenía 35.000 hectáreas de campos en la provincia de Buenos Aires, en la actual Ciudad Autónoma de Buenos Aires la Iglesia era propietaria de 300 manzanas, siendo la renta consecuente de su producción el sostenimiento de sus obras y en tal sentido podríamos decir que la Iglesia se autofinanciaba.

Esta expropiación (sin indemnización) que dejo en la calle a órdenes religiosas tuvo como epilogo este acuerdo según el cual el Estado devuelve a, decir de un amigo, ‘’a cuentagotas’’ lo que le fue quitado a la Iglesia y sus ciudadanos beneficiarios (violando el derecho a la propiedad) una cifra astronómica que ascendería aproximadamente a mil millones de dólares.

Entre los difusores y sostenedores de esta iniciativa no solo encontramos grupos laicistas, termino muchas veces usado como eufemismo para encubrir mero anticlericalismo, sino también con pesar debo decir que he visto personalidades formadores de opinión publica apoyar esta causa, verbigracia, la actriz Lali Esposito, que pese a considerarla una gran cantante y talentosa actriz, debería replantearse el estar apoyando esta medida luego de haber vivido un año de una tira filmada en Iglesias, luciendo un habito de novicia y posiblemente banalizando el rol de las religiosas y sacerdotes. ¿No es un poco fácil hacerlo luego de tres años de acabado el éxito de la tira y en consecuencia habiendo obtenido ya un importante beneficio?

Por otro lado, algunos sectores más radicalizados, presentan esta apostasía desde un lugar más ideológico vendiéndola como un acto de debilitamiento al ‘’poder de la Iglesia’’.

Lamento desilusionar a este grupo recordándoles que a la Iglesia Católica a través de los siglos la han querido destruir entre otros el Imperio Romano, Napoleón, la corriente masónico iluminista de la revolución francesa, el comunismo y el nazismo, por cierto muchos de aquellos que la han querido destruir lo hacían desde la promesa de una era de abundancia, progreso, paz y fraternidad que jamás llego, un paraíso en la tierra que no solo no lograron sino mas bien nos acercaron a un infierno.

Como consecuencia del debate sobre el aborto las redes sociales se convirtieron en una cacería de brujas o un comité de salvación pública alertando sobre la religión que profesaba cada senador o diputado, y peor aún, pidiendo que estos al legislar dejen de lado su creencia; sobre esto de mas esta decir que no solo no es sano desdoblarse y ser dos personas a la vez sino que más bien habla de lo poco que el votante se informa sobre sus candidatos. ¿La culpa es del político por ser coherente con sus creencias o de quien lo vota a sabiendas sobre su credo? o peor aun…sin importarle.

A frases como ”respeto tus creencias pero págatelas vos” podríamos análogamente responder: respeto tus ganas de educación pública, salud gratuita o transporte subsidiado pero págatelo vos. Por suerte no es mi pensar y sentir, pero ciertamente es para considerar en este debate que quizás el problema no sea cuanto el Estado devuelve a la Iglesia, sino porque tenemos un Estado tan grande e ineficiente.

A este Estado laico se le perdona el ilegal adoctrinamiento político de menores pero a la Iglesia no se le perdona cumplir con su misión pastoral, gran cantidad de veces tuve que oír de compañeros de facultad, siendo una universidad confesional, que debería dejarse de lado el aspecto religioso ya que ellos y otros tantos no elegían esta universidad por sus valores religiosos. Volvemos así al mismo cuestionamiento ¿Quién está fuera de lugar? y haciendo una analogía con el mundo futbolístico Si voy a ver el superclásico a la platea de River siendo de Boca, lo menos que puedo hacer es un respetuoso silencio.

La saña contra la Iglesia en la que coinciden los grupos más contradictorios entre si responde en parte a una creciente cristianofóbia en el mundo : Lo distinto molesta, y el cristiano es y siempre será distinto, si es consecuente, buscara mejorar en la virtud y aspirar a la santidad, búsqueda que conllevara burlas y desprecio, será incomprendido por despreciar la fugaz vida terrena y esperar la otra, será tildado de tonto por entregarse a los otros y de masoquista por abrazar su cruz, en suma, la verdadera minoría despreciada a través de los siglos es la cristiana, y la verdadera rebeldía es la de ir contracorriente en este mundo ilusorio. Esa es la revolución, la que vivió en carne propia el pobrecillo San Francisco de Asís.

El corte de este aporte a la Iglesia, lejos de ser una guerra contra los sacerdotes o una revolución, es un daño a las parroquias, orfanatos, comedores, colegios, asilos, leprosorios, dispensarios, etc. Que la Iglesia sostiene con un factor humano excepcional y que mal que le pese a muchos la convierte en la institución caritativa más grande del mundo que alimenta, educa y da refugio a millones en todo el mundo.

El pato siempre lo termina pagando el hermano más necesitado y en tal sentido no puedo evitar preguntarme: ¿Qué pensaría por ejemplo, el padre Múgica?

Las modas que pendularmente en la historia se dan por atacar a la Iglesia como fuente de todos los males olvidan que en su seno nacieron los hospitales, los colegios, el sistema universitario, el método científico, las leyes de la genética y de manos de un jesuita la propia teoría atómica.

Decía Mons. Fulton Sheen: ‘’no hay ni cien personas que odien a la Iglesia Católica, sino que odian lo que se les dijo que es la Iglesia Católica’’.

Esto no termina aquí porque siempre habrá una excusa para perseguir al cristianismo y en nuestra Fe nunca importó el numero, empezamos con doce apóstoles, iletrados que no renegaron de Cristo ni durante su martirio (y nadie soporta torturas y muerte por una farsa), aun así las Escrituras abundan de alusiones a ovejas extraviadas o hijos pródigos, y siempre tendrá las puertas abiertas para aquellos que apostaten, aun cuando decidan reconciliarse como muchos en su lecho de muerte… ¿pero porque esperar tanto?

Presidente para la Argentina de Rinnovamento nella Tradizione y Sodalitas Internationalis Pastor Angelicus (*).

Comparte este artículo:

Los comentarios están cerrados.