Kosovo y Metohija: enclaves cristianos serbios que Occidente ha entregado históricamente al islamismo.

nov 30th, 2018 | By | Category: Noticias Cristianas, Portada

Muy al contrario de lo que se nos sigue vendiendo en Occidente, la actual Serbia es un pueblo de tradiciones y culturas cristianas. Un pueblo, el serbio, al que los gobiernos occidentales han menospreciado históricamente y, a pesar de sus claras raíces cristianas, han favorecido a la minoría musulmana kosovar como estrategia para acabar con él. A pesar de ello el pueblo serbio sigue firme en sus convicciones y en su fe. Algún día Occidente tendrá que pedir perdón al pueblo serbio por las injusticias, ilegalidades y atrocidades que se han cometido contra él.

Ruinas de la catedral ortodoxa serbia de la Santísima Trinidad en el centro de Djakovica. Sólo 4 de las 1.400 catedrales ortodoxas que existen en Kosovo están bajo la protección internacional, hasta ahora se han destruido 150 monumentos sagrados.Горан Штулић (Goran Štulić) – 301118.- Entre todos los territorios donde viven los serbios hoy en día, Kosovo y Metohija tienen una importancia especial. Además, si sabemos que ahora en este territorio viven sobre 160.0000 albaneses y sólo unos cientos de miles de serbios, es más importante prestar atención a esta cuestión. ¿Por qué? Para contestaremos es necesario que digamos algo sobre historia de este distrito más al sur de Serbia.

Historia

Desde el Edicto de Milan en 313, y la legalización del cristianismo en el imperio Romano, es decir, desde el establecimiento del poder de Constantino sobre el imperio en 324, después de la victoria sobre Licinio, toda la península balcánica y el territorio de Kosovo y Metohija de hoy ha estado bajo el poder de los gobernantes cristianos. En consecuencia, una población completamente cristianizada, como lo demuestran los restos de los primeros cristianos en esta región.

Después del asentamiento de los serbios en esta parte de Europa en el siglo VII, parte de ellos eventualmente se trasladará a éstas regiones, aunque durante muchos siglos formarán parte del Imperio Cristiano Bizantino.

Con la formación de un estado soberano serbio y una iglesia ortodoxa serbia autónoma completamente independiente de Constantinopla, a fines de siglo XII y principios del XIII, tanto Kosovo como Metohija formarán parte de este joven estado, habitado principalmente por la población ortodoxa serbia. Aunque el área de la actual Albania del norte estará bajo el poder de los gobernantes serbios, y por lo tanto la población albanesa que vive allí entonces, no hay rastros de la presencia de los antepasados de los albaneses de hoy en Kosovo y Metohija antes de la Edad Media tardía.

La conquista turca del Imperio Bizantino de 1453 y de la Serbia medieval en 1459 cambiará significativamente el mapa étnico de la península balcánica y las regiones sobre lo que se está hablando. Es decir, después del establecimiento de la nueva autoridad islámica otomana en esta parte de Europa, la mayoría de los serbios conservarán su fe y, por lo tanto, serán agobiados por varios decretos, tanto legales como ilegales, así como abusos e injusticias por parte del conquistador islámico.

Por otro lado, la mayoría de albaneses acepta el islam, por lo que serán privilegiados en el estado otomano. Esto, entre otras cosas, resultará en el hecho de que durante los próximos quinientos años de dominio turco, muchas tribus albanesas descenderán de sus infértiles colinas albanesas y se asentarán en una tierra en gran parte fértil de Kosovo y Metohija, suprimiendo hasta entonces la mayoría de la población cristiana serbia actual.

Sin embargo, los serbios continuaron creciéndose, y así representaron al grupo étnico más grande en este territorio hasta la restauración del estado serbio independiente en el siglo XIX. De hecho, después de la guerra serbio-turca de 1876-78, terminando con el reconocimiento internacional de la independencia del estado serbio, Kosovo y Metohija siguen siendo parte del Imperio Otomano. Esto dio lugar a la represalia de los albaneses musulmanes por la población serbia que murió en gran parte o tuvo que abandonar estas áreas y cruzar el territorio del recién fundando estado serbio. Desde entonces, los albaneses se han convertido y siguen siendo el grupo étnico más grande en el territorio de Kosovo y Metohija.

Aunque el estado de Serbia recuperará la soberanía sobre estas partes durante las guerras balcánicas de 1912/13, la política de tolerancia religiosa y étnica de los entonces gobernantes serbios hará que los albaneses en este momento sigan siendo la mayoría de la población en este territorio.

Después de la Segunda Guerra Mundial en 1945, las políticas anti serbias y anticristianas de las nuevas autoridades comunistas hicieron que el número de albaneses musulmanes de Kosovo aumentara rápidamente a lo largo del siglo XX, mientras que el número de serbios de Kosovo ortodoxos disminuyese.

Esta evidente dominación numérica, nacida con los líderes políticos albaneses de Kosovo, asistida por las autoridades del estado de Albania, así como por fuerzas extranjeras, hace nacer el deseo de la plena independencia de Kosovo.

Para lograr este objetivo, a fines de la década de 1990, nace una formación paramilitar del llamado “Ejercito de Liberación de Kosovo”, conocida como OVK. Entre sus líderes también se han encontrado dos criminales y traficantes de drogas conocidos anteriormente, y hoy dos hombres destacados, del llamado estado de ” Kosovo”, Hashim Thaci y Ramush Haradinay.

Su ejército inició hostilidades para lograr la independencia y las autoridades de Serbia y la República Federativa de Yugoslavia respondieron movilizando, además de las fuerzas presentes y adicionales del ejército y la policía de otras partes del país. Esto llevó a una nueva guerra en Kosovo en 1998-99, en el que se cometieron crímenes por ambas partes.

Aunque en los enfrentamientos armados con los terroristas albaneses, el ejército serbio y las unidades policiales eran en su mayoría dominantes, el resultado final de estos conflictos sería decidido por la interferencia de potencias extranjeras. El apoyo de los EEUU a los albaneses musulmanes de Kosovo y Metohija contra los serbios cristianos finalmente se materializará el 24 de marzo de 1999 con la intervención militar de la OTAN, contra todo derecho internacional, ya que no recibió la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, recibiendo un nombre extremadamente blasfemo y cínico, casi demoníaco: “El Ángel Misericordioso”.

Debido a esta intervención militar de las fuerzas de la OTAN, muchos soldados y policías de Serbia y Montenegro y civiles también perderán sus vidas, mientras que las consecuencias aún hoy debido a la epidemia de cáncer causada por la presencia de uranio de la OTAN, continúan.

Después del final de la guerra en 1999 Serbia retira sus fuerzas armadas de este territorio, al que llegan las fuerzas internacionales para establecer la paz. De hecho, sólo entonces comienza la última fase del terror albanés, que se intensificará particularmente el 17 de marzo de 2004 con las liquidaciones masivas de los serbios restantes en este territorio, así como la quema y profanación de numerosas iglesias y monasterios cristianos en Kosovo y Metohija.

En 2008, las autoridades albanesas islámicas de Kosovo proclamaron la plena independencia de este país. Rápidamente fueron reconocidas por muchas grandes potencias.

En los últimos tiempos esta zona se ha convertido en una base de importancia en Europa para ISIS y otras organizaciones islamistas fanáticas. Como consecuencia del terror islámico por los siglos dirigido a la destrucción del cristianismo en esta área, pero también en tiempos más recientes apoyado por las potencias mundiales, un territorio que una vez representó solo él corazón de la cultura y espiritualidad medieval cristiana serbia, pero también su centró político y económico, se convirtió en el estado musulmán más nuevo de Europa, así como la base política y militar de los EEUU y la OTAN. El testimonio de esto es una cantidad de monumentos de gratitud y nombres de calles dedicados a los OTAN y los EE.UU. que han surgido en los últimos tiempos.

A pesar de esta relación desigual, la iglesia Ortodoxa Serbia en Kosovo y Metohija continúan sobreviviendo con sus creyentes. Después de todo, ¿de qué otra manera podría ser, cuando se trata del tipo de cuna de nuestra cultura ortodoxa, pero también la confirmación de nuestra identidad común con los otros pueblos cristianos de Europa?

La cristiana Kosovo y Metohija

Para explicar un poco sobre lo que hemos dicho hasta ahora, daremos algunos ejemplos.

El monasterio Visoki Decano (Високи Дечани). Que todavía resiste el tiempo, es uno de los monasterios serbios más hermosos y más poblados con varios cientos de monjes. De hecho, este es un verdadero lugar sagrado de especial importancia, establecido en el siglo 14 como dotación del Santo Rey Stefan Dečansky (1321-1331), cuyo cuerpo aún se conserva allí. La iglesia principal del monasterio está dedicada a Cristo Pantocrátor y el monumento tiene un valor excepcional tanto para la cultura y la espiritualidad serbia como para la bizantina, ya que contiene la superficie más grande de pinturas murales medievales conservadas. Está bajo la protección de la UNESCO y debido al peligro real de ser atacado bajo la protección constante de las fuerzas italianas de KFOR.

Iglesia de Cristo Pantocrátor, Monasterio de Decani Siglo XIV (Metohija). En el pequeño asentamiento Metohija de Orajovac, antes de 1999 había estado más de 5000 serbios, hoy solo hay 300. Su seguridad también se cuestiona todos los días, ya que están rodeados por las masas más numerosas y, en todos los aspectos, los albaneses dominantes, cuáles son a menudo apoyados por la fuerza internacional de paz formalmente neutral. Sin embargo, lo que finalmente nos emocionó especialmente cuando visitábamos desde Belgrado a los serbios en este pueblo, es su optimismo que emanan de todas partes a su alrededor. Es decir, en lugar de brindarles ayuda y consuelo en la difícil situación en la que se encuentran, son los que nos han animado con las palabras del Salvador: ” Si tuvierais fe como un grano de mostaza, dirías a este sicómoro: Desarráigate y plántate en el mar. Y os obedeceré.” Lucas(17.6)

Comparte este artículo:

Los comentarios están cerrados.